Violencia contra la mujer: 53% de peruanos pide penas más duras

162

Según la reciente encuesta de El Comercio-Ipsos, un 55% de peruanos considera que la “cultura machista” es la principal causa de esta problemática

La semana pasada, el Congreso aumentó las penas por el delito de feminicidio a un mínimo de veinte años de prisión (antes eran 15) y modificó una norma para quitar a los agresores la patria potestad de sus hijos.

Esta nueva legislación busca disminuir los casos de violencia contra la mujer. Según la reciente encuesta de El Comercio-Ipsos, un 55% de peruanos considera que la “cultura machista” es la principal causa de esta problemática social.

El estudio también muestra que uno de cada tres encuestados dice que conoce a alguna mujer de su entorno que ha sido víctima de acoso en lugares públicos, como la calle o el transporte urbano. Según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes), el 68% de mujeres en el país ha sufrido algún tipo de violencia en su vida.

En solo un mes, casos como el de Eyvi Ágreda –la joven de 22 años que fue quemada por un sujeto en un bus de transporte público– o el de Santusa Chumbes –quien fue ahorcada por su pareja en San Juan de Lurigancho– conmocionaron a la población. Más del 90% señaló que estos hechos afectan a toda la sociedad.

Sin embargo, no hay consenso en las soluciones: el 53% cree que se deben endurecer las penas. Esta medida, según algunos especialistas, no es efectiva debido a que no disuade al agresor. En tanto, un 43% pide la inclusión del enfoque de género en la educación.

—Números al alza—

La violencia registrada contra la mujer ha ido en aumento. De acuerdo con el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), en el primer trimestre del 2018 se reportaron 24.796 casos de violencia de género y 32 feminicidios, cifras que son mayores a los 17 mil episodios de este tipo y 29 asesinatos ocurridos durante el mismo período del 2017.

Las cifras varían según el tipo de violencia. La mitad de los casos presentados en lo que va del año corresponde a violencia psicológica; el 40%, a violencia física; y el 10%, a violencia sexual.

Fuente: El Comercio