Todo lo que debes saber sobre el síndrome de Guillain-Barré

1203

La Libertad presenta a la fecha 22 posibles casos de esta enfermedad, mientras que en Lima se han confirmado otros cuatro. El Minsa emitió el martes una alerta inmunológica para monitorearla

Los casos asociados con el síndrome de Guillain-Barré en el país van en aumento. La Gerencia Regional de Salud (Geresa) de la Libertad analiza a la fecha 22 posibles afectados con esta enfermedad, mientras que en el hospital Dos de Mayo, en Lima, se han confirmado otros cuatro. Según el Ministerio de Salud (Minsa), habría asimismo un caso presentado en Áncash y otro en Piura.

Las autoridades sanitarias emitieron el martes una alerta inmunológica dirigida a todos los hospitales del país, a fin de que notifiquen sobre la aparición de este síndrome. El Minsa busca intensificar las labores de vigilancia, prevención y respuesta frente a este mal neurológico, con el objetivo de “detectar de manera precoz la ocurrencia de casos y su derivación oportuna a hospitales para su manejo adecuado”.

Causas
Si bien aún se desconoce con certeza los factores que lo ocasionan, el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades (CDC) señaló que podría estar relacionado al enterovirus, que ingresa por el sistema digestivo y ataca el intestino. Según el último reporte de la Geresa de La Libertad, este mal fue detectado en seis casos diagnosticados con el síndrome de Guillain-Barré.

El enterovirus, al igual que todas las enfermedades gastrointestinales, se transmite por la mala higiene y el consumo de alimentos en mal estado. Una vez dentro del organismo, sus síntomas incluyen fiebre, tos, estornudos, malestar general y diarreas por dos o tres días consecutivos. Por este motivo, el Minsa recomendó a la población el lavado de manos antes de comer y después de ir al baño.

Sin embargo, haber contraído el enterovirus no siempre desencadena el síndrome de Guillain-Barré. Según Miguel Villavicencio, neurólogo del hospital Dos de Mayo, esta afección está relacionada con una gama múltiple de virus y bacterias y su desarrollo depende del grado de respuesta de cada persona ante la presencia de ambos factores. “Aún no se sabe porqué solo un grupo pequeño de personas que están expuestas a estos tipos de virus, desarrolla el síndrome “, señala.

El especialista añade que, en aquellos casos que resultan positivos, el Guillain-Barré suele aparecer de dos a cuatro semanas después de haber presentado las afecciones estomacales.

“La diarrea cesa, el malestar cesa, la tos cesa, todo pasa. El paciente sigue haciendo su vida normal y después de dos a cuatro semanas empieza el hormigueo y debilitamiento en los pies, y comienza a sentir cierto grado de dolor. La detección temprana es un factor clave”, explica.

Tratamiento y complicaciones
Pese a que no existe cura para esta enfermedad, el tratamiento puede mejorar los síntomas y acortar su duración. Éste consiste en el suministro de inmunoglobulina endovenosa humana o las plasmaféresis, donde el plasma sanguíneo es separado de los demás componentes de la sangre.

Los pacientes diagnosticados son hospitalizados en una sala de vigilancia intensiva para el monitoreo de su función respiratoria. Solo en algunos casos graves, que comprometen los músculos respiratorios, se realiza la ventilación mecánica asistida.

Una vez ingresado el paciente, los médicos valoran el grado de discapacidad con el que ingresa para estimar su tiempo de recuperación.

“Esto se hace a la tercera semana a través de la electromiografía, que es un examen netamente neurológico que evalúa los nervios periféricos, para saber cuán afectados han estado después de la enfermedad”, explica el especialista.

El tiempo de recuperación completa varía de unos pocos meses hasta un año, dependiendo del grado de intensidad con el que se presenta el síndrome

“La severidad de la enfermedad va a depender de otros factores, como la edad, si estuvo precedida de mucha diarrea, o si le dio a un paciente con diabetes, hipertensión, o más enfermedades. Se estima que en personas mayores de 65 años la enfermedad pueda generar algunas secuelas, como dificultad para caminar o coger las cosas”, indica Villavicencio.

Fuente: El Comercio

Compartir