Hallazgo de arqueólogos peruanos: descubren nuevos geoglifos y líneas en Nasca

323

Arqueólogos indicaron que las líneas recién descubiertas aún no se han registrado en el Ministerio de Cultura del Perú. Estas imágenes fueron ubicadas gracias a drones

A través del uso de drones, arqueólogos peruanos han descubierto más de 50 nuevos geoglifos en la provincia adyacente de Palpa (Ica). Se trata de trazados sobre la superficie de la tierra en “líneas casi demasiado finas para verse con el ojo humano”, precisa el artículo
publicado por la revista National Geographic.

De acuerdo con esta investigación, algunas de las líneas recién descubiertas pertenecen a la cultura Nasca, que dominó el área desde el año 200 hasta el 700 d C. Sin embargo, los arqueólogos sospechan que las culturas anteriores de Paracas y Topará tallaron muchas de las imágenes recién descubiertas entre 500 a. C. y 200 d.C.

A diferencia de las icónicas líneas de Nasca, los antiguos glifos de Paracas fueron trazados en las laderas. Además, mientras las líneas de Nasca a menudo consisten en líneas o polígonos, muchas de las nuevas figuras de Paracas representan a los humanos.

“La mayoría de estas figuras son guerreros”, declaró a National Geographic el arqueólogo Luis Jaime Castillo Butters , co-descubridor de los nuevos glifos. “Estos podían ser vistos desde cierta distancia, por lo que la gente los había visto, pero con el tiempo, fueron completamente borrados”.

De acuerdo con la publicación, “los nuevos geoglifos añaden datos relevantes sobre la cultura Paracas, así como la misteriosa cultura Topará, que marcó la transición entre los Paracas y los Nasca. Siglos antes de que se hicieran las famosas líneas de Nasca, la gente en la región estaba experimentando con la fabricación de geoglifos masivos”.

El arqueólogo del Ministerio de Cultura, Johny Isla, jefe restaurador y protector de las Líneas de Nasca, dijo que “esto significa que es una tradición de más de mil años que precede a los famosos geoglifos de la cultura Nasca, lo que abre la puerta a nuevas hipótesis sobre su función y significado”.

Agregaron que, irónicamente, el descubrimiento de los nuevos geoglifos solo fue posible debido a las amenazas a líneas previamente conocidas de Nasca.

-¿Cómo fueron identificados?-

El primer proyecto de la plataforma GlobalXplorer invitó a voluntarios a mirar fotos satelitales de Perú.

Una vez que los voluntarios de GlobalXplorer marcaron objetivos potenciales en los datos satelitales que podrían ser posibles sitios arqueológicos o casos de saqueo, la arqueóloga y fundadora de GlobalXplorer, Sarah Parcak, entregó las ubicaciones objetivo a los arqueólogos peruanos.

Con el apoyo de la Iniciativa de Preservación Sostenible, el arqueólogo y profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Jaime Castillo, y tres de sus estudiantes se embarcaron en una expedición de verificación en el terreno financiada por la National Geographic Society.

Aunque en un primero momento no hallaron mucha evidencia de nuevos saqueos en los objetivos de GlobalXplorer, cuando fotografiaron los sitios desde una altura considerable con drones, encontraron algo nuevo e inesperado.

Las imágenes de alta resolución contenían indicios de docenas de geoglifos antiguos, tallados en la corteza del desierto.

-¿Cómo se ocultaron tantos geoglifos a la vista? –

“Con el tiempo, muchas de las líneas y figuras se han reducido a débiles depresiones en el suelo, visibles solo en escaneos tridimensionales del terreno capturados por la perspectiva del ojo de águila proporcionada por los drones. Y a pesar del imponente poder de vigilancia de los satélites, no pueden ver todo”, menciona el artículo. Las líneas que trazan los geoglifos recién descubiertos son de apenas unos centímetros, demasiado finas para ser detectadas desde el espacio.

-Resguardo al nuevo hallazgo-

Tras el hallazgo de estas nuevas líneas, los arqueólogos peruanos están interesados en protegerlas. Los nuevos geoglifos están dentro del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco que abarca las líneas de Nasca y Palpa, y según Isla, no están bajo amenaza inmediata.

Sin embargo, las líneas recién descubiertas aún no se han registrado en el Ministerio de Cultura del Perú. El codescubridor de las líneas, Fabrizio Serván, un estudiante de la PUCP, dice que actualmente se están redactando los mapas y dibujos necesarios.

Fuente: El Comercio